Autocontrol en el trabajo: cómo evitar la procrastinación y ser más productivo

Introducción

Todos sabemos lo importante que es ser productivos en el trabajo. Un buen desempeño puede significar un aumento de sueldo, una promoción o simplemente sentirse satisfecho con nuestro trabajo. La procrastinación es uno de los mayores enemigos de la productividad. Es fácil caer en la tentación de posponer tareas o distraerse con actividades que no tienen nada que ver con el trabajo. En este artículo, hablaremos sobre cómo evitar la procrastinación y ser más productivos en el trabajo.

Comprender la procrastinación

La procrastinación es más que solo evitar tareas. De hecho, muchas personas que procrastinan son altamente productivas en otras áreas de su vida. La procrastinación es más sobre la emoción que sobre la gestión del tiempo. Cuando nos enfrentamos a una tarea que parece abrumadora o desagradable, nuestro cerebro produce emociones negativas como el miedo o la ansiedad. En lugar de hacer frente a estas emociones, nuestro cerebro nos incita a buscar distracciones para aliviar las emociones negativas. Estas distracciones a menudo son actividades agradables que no tienen nada que ver con la tarea que estamos evitando. Una vez que comprendamos la emoción detrás de la procrastinación, podremos comenzar a tomar medidas para superarla.

Autoconocimiento

El primer paso para superar la procrastinación es comprender por qué estamos procrastinando. ¿Qué tareas estamos evitando y por qué? ¿Qué emociones están detrás de nuestra procrastinación? Una vez que identifiquemos los patrones de nuestra procrastinación, podemos comenzar a tomar medidas para superarla. Por ejemplo, si evitamos tareas porque nos parecen abrumadoras, podemos dividirlas en tareas más pequeñas y manejables. Si nuestras emociones negativas son el resultado de la falta de confianza en nuestras habilidades, podemos encontrar formas de aumentar nuestra confianza. Quizás necesitemos adquirir más conocimientos o habilidades. O quizás necesitemos cambiar nuestra perspectiva sobre nuestras habilidades y nuestras expectativas sobre nosotros mismos.

Establecer objetivos claros

Establecer objetivos claros puede ayudarnos a superar la procrastinación. Cuando sabemos exactamente qué es lo que queremos lograr, tenemos una dirección clara a seguir. Además, establecer objetivos específicos y ambiciosos puede motivarnos a trabajar más duro y más inteligentemente. Sin embargo, es importante que los objetivos sean realistas y alcanzables. Establecer objetivos demasiado ambiciosos o poco realistas solo nos llevará a la frustración y a la desmotivación.

Crear un plan de acción

Una vez que tengamos objetivos claros, podemos crear un plan de acción para alcanzarlos. Un plan de acción es básicamente una lista de tareas a realizar para alcanzar nuestro objetivo. Es importante ser realistas con respecto al tiempo y los recursos disponibles. Y es importante que seamos lo suficientemente flexibles para ajustar nuestro plan de acción si algo no funciona. Por ejemplo, si una tarea nos lleva más tiempo del esperado, podemos reorganizar nuestro plan de acción para dedicar más tiempo a esa tarea en particular.

Elimina las distracciones

Las distracciones son los enemigos de la productividad. En el mundo moderno, hay muchas distracciones potenciales, desde las redes sociales hasta los correos electrónicos. Es importante que sepamos identificar nuestras distracciones y que tomemos medidas para eliminarlas. Por ejemplo, podríamos apagar el teléfono o las notificaciones de correo electrónico mientras trabajamos en una tarea específica. O podríamos reservar un tiempo específico para revisar nuestras redes sociales o nuestro correo electrónico.

Aplicar la técnica Pomodoro

La técnica Pomodoro es una técnica popular para aumentar la productividad. La idea es trabajar en bloques de tiempo dedicados a una tarea específica con pequeñas pausas entre bloques. Un bloque típico dura 25 minutos, seguido de una pausa de 5 minutos. Después de cuatro bloques, tomamos una pausa más larga de 15-30 minutos. La técnica Pomodoro nos ayuda a concentrarnos en una tarea específica durante un período de tiempo definido y nos da la oportunidad de tomar un descanso breve y refrescante antes de continuar. Muchas personas encuentran que la técnica Pomodoro es especialmente útil para vencer la procrastinación y mantenerse enfocados en tareas específicas.

Conclusion

La procrastinación es una amenaza real para la productividad. Sin embargo, hay muchas estrategias que podemos utilizar para superarla. Al comprender la emoción detrás de la procrastinación, podemos tomar medidas para superarla. Al establecer objetivos claros y crear un plan de acción, podemos mantenernos enfocados en nuestras tareas. Y al eliminar las distracciones y aplicar la técnica Pomodoro, podemos aumentar nuestra productividad y a la vez reducir nuestra procrastinación. Al hacerlo, podemos encontrar un mayor nivel de satisfacción en nuestro trabajo y nuestra vida en general.